Anuncios

Dureza, calambres, tensión y triunfo para Olaizola y Urrutikoetxea

Olaizola-Urrutikoetxea

Foto: Baiko

El primer punto del campeonato por parejas 2020 se pagó muy duro en el Labrit de Iruñea. Tras más de hora y media y pasados los 900 pelotazos, Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea ganaron por 22-21 a Oinatz Bengoetxea y Andoni Aretxabaleta.

Como si llevara disputando muchos partidos en la zaga acudió el de Zaratamo siendo este su tercer encuentro tras su recuperación aunque los había jugado como delantero. Para los oponentes no era nada sencillo aclimatarse a este tipo de juego y la dupla campeona fueron hacia delante durante el inicio a un ritmo que podían encontrarse cómodos.

El leizarra sabía que tenía que tenía que entrar mucho en juego. Mostrar su picardía y su desparpajo en los cuadros alegres. Quiso buscar ángulos, cambiar el ritmo para que en ningún instante pudieran estar en su zona de confort. Aretxabaleta estaba también cumpliendo las expectativas siendo sólido desde la zaga y cubriendo a la perfección.

El encuentro estaba siendo duro con los colorados dominando en el marcador pero cada uno queriendo jugar sus cartas sobre el terreno de juego siendo una faceta clarividente que mostraba una igualdad férrea aunque con Bengoetxea pudiendo ser el protagonista principal de la cita hasta el instante por cómo salir de una situación para poder dejar de competir en territorio hostil. Quién no estaba aprovechando mucha pelota para la ofensiva era Olaizola. Por instantes con demasiada jugada en el txoko pero sin poner un punto de agresividad para mover la pelota con malicia.

La lucha continuaba, el material se había ido gastando, no tenían las misma salida que al comienzo y la dureza se servía como plato principal sin que ninguna de las dos parejas pudieran marcharse pero con los azules situándose 16-15 por delante después de ir casi todo el partido por debajo.

La inercia ascendía para el navarro y vizcaíno con Urrutikoetxea sabiendo defenderse pero sin gozar de la soltura que poseía minutos atrás ya que la labor que estaba realizando era digna para destacar. En la delantera estaba siendo Bengoetxea quién continuaba arriesgando más y siendo el primero en atacar. Esta dinámica conllevó a ponerse 18-16 en el segundo descanso obligatorio.

Un error de Oinatz arriesgando y otro a la hora de llevar el resto de sotamano dieron la igualdad a los colorados aunque nuevamente se situaron por delante con un fallo de Olaizola. Acto seguido, el pelotari de Leiza accedió a vestuarios para recibir un masaje y salió corriendo a la cancha navarra para después finalizar con una dejada.

Otro tanto cayó para Aimar y Mikel para que nuevamente Bengoetxea fuera a vestuarios por unos calambres en los cuádriceps de ambas piernas. El tanto 21 se realizó tras mucha dureza con Andoni mandándola al ancho para que Urrutikoetxea no la pudiera llevar.

El último saque de la pareja azul lo sacó el de Markina ya que Oinatz no podía ni lanzarse a por ello. Los campeones de 2016 hicieron el 20 y Aretxabaleta también se encontraba con calambres. Un error del vizcaíno a la chapa puso la última igualdad del envite. Finalmente, Oinatz mandó una pelota a la contracancha y los colorados alzaron el primer punto.

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: