Anuncios

Ritmo de relámpago para alzar la segunda txapela

Ezkurdia-4YMEDI

Foto: Aspe

Joseba Ezkurdia entra en el palmarés de los que disponen dos txapelas en el Cuatro y Medio. Repitiendo final del pasado año el campeón volvió a ser el mismo al vencer a Jokin Altuna por 22-16.

Por segundo año consecutivo la capital navarra se vestía de gala para poder presenciar la final de la jaula. Nuevamente, los dos mismos protagonistas repetían aunque con sensaciones muy diferentes a las de 2018 ya que el pelotari que disputaba su cuarta final seguida en esta disciplina, mostró muchísimo juego en la semifinal.

Con mucho ritmo dieron entrada en un inicio donde ninguno quería quitar su posicionamiento delante del tres. Fue Jokin quién pudo mover la pelota con garantías mostrando que le salía desde la mano con suma facilidad. Tras el tanto realizado por Joseba fue quién movió mejor la pelota siendo el cuarto el más conciso que obligó a pedir tiempo a su oponente con 4-3.

Con capacidad de tener muestras de una infalible defensa y estar con confianza a la hora de andar por el frontón con garantías, también tuvo la buena noticia de que con el gancho podía encontrar cerca la línea para hacer mover y mucho a su oponente. Sin embargo, con 6-3, llegó el error clamoroso de la falta de saque que no pudo superar el cuadro tres.

Cogiendo un gran aliado con el primer golpe sabiendo encontrar pared izquierda, el de Amezketa fue obteniendo mayores oportunidades para el ataque aunque hubo restos impecables por parte de Arbizu. Se adelantó 10-7 pero acto seguido, un tan en el que dominó Joseba con inmensa velocidad, le costó mucho pero pudo coger el poder del saque nuevamente.

El actual campeón también pudo subir su intensidad con el saque encontrando pared y ambos marchaban por rachas. Con 11-10 fue quién se situó por delante aunque con un error a la hora de rematar desde el txoko a la ancho, botó sobre la contracancha y hubo una nueva igualdad antes de un tanto durísimo donde se movieron por todas partes y que marchó para Altuna con una volea en el txoko.

12-11 en el primer descanso obligatorio, el electrónico reflejaba lo acontecido sobre la cancha sin que ninguno cogiera diferencias en un envite donde el juego de ataque con ritmo infernal se servía como plato principal.

Los tres minutos vinieron bien a un Ezkurdia que se adjudicó los tres próximos tantos continuando muy metido sin que ninguno se desvaneciera físicamente pero el de Arbizu siendo quién hacía correr durante estos instantes a su rival. Por tanto, Altuna, decidió frenar el envite para poder meditar de lo acontecido en busca de óptimas soluciones.

Otro tanto de características abismales cayó para el navarro siendo acompañado por otro de saque valió para coger una bonita diferencia de 16-12. Aun así, un error a la hora del remate, no lo perdonó el guipuzcoano con una dejada en el txoko para poder frenara la hemorragia.

Con dos tantos consecutivos mediante el arma del saque, una medida bien tomada por el de Amezketa le llevó a situarse 15-16 pero ocurrió que no fue un primer golpe tan bueno y después Joseba llegó a una parada bastante alta en el txoko que finalizó con gancho del campeón.

El próximo tanto recordó al Altuna del inicio imprimiendo mucha velocidad obligando a su rival salir de su zona de confort. No obstante, al segundo descanso obligatorio fue Ezkurdia quién llegó por delante tras otro duro tanto que definió gastando la pelota con una imperial volea.

Al igual que en el anterior descanso, fue Joseba quién salió con mayor disposición. Sin bajar la marcha, el saque le permitió dos tantos precisos con el remate y otro con ese primer golpe que le llevó al 21-16. El de Arbizu lo dejó todo para la final disputando su mejor partido del campeonato y con una cortada al ancho se llevó su segunda txapela dentro de la jaula.

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: