Anuncios

Épica, dureza, psicología y Ezkurdia repite final en el cuatro y medio

Ezkurdia-Labrit

Foto: Aspe

Joseba Ezkurdia repite final en el Cuatro y Medio 2019 al poder vencer a Erik Jaka por 22-20 en el Labrit de Iruñea. Se encuentra a un solo partido para poder revalidar su txapela.

Con los nervios a flor de piel acudieron a la cancha del memorable Labrit. Frontón que ha dictaminado muchas batallas. Con una falta de saque por parte del de Lizartza, el partido no podía empezar peor para el guipuzcoano.

Ambos jugando muy atado, ninguno estaba logrando la hegemonía del peloteo. Estaba siendo un juego muy psicológico. La gran final en el Navarra Arena esperaba además de no querer defraudar a los tuyos y menos a ti mismo después del trabajo realizado para llegar al momento en el que se encontraban.

Ocurrieron varios errores por tensión en una cita que cabalgaba muy rápida, sin peloteos largos y con las revoluciones a mil por hora. Fue Ezkurdia quién comenzó encaminando su trayectoria después del 5-5. Acertó con el primer golpe y a la hora del ataque fue más efectivo imprimiendo velocidad para con un parcial de 7-0, irse al con una amplia diferencia al primer descanso obligatorio.

Tras los tres minutos de parón, Erik parecía tener una mayor lectura de juego y su estado corporal de esa manera lo asumía. Disputó un tanto muy bueno para quebrar el parcial y acto seguido, movió muy bien la pelota pero un dos paredes que se le fue fuera fue otro punto de inflexión ya que Ezkurdia se escapó en el marcador.

Un error del navarro le dio otra opción pero otra falta de saque le sumó los problemas. Mentalmente no iba a ser nada sencillo el cómo caminaban sus sensaciones al intentar jugar tan rápido. Sin embargo, con el 17-7, el de Lizartza se desquitó de sus fantasmas y poco a poco fue sumando en su juego.

Fue rebajando sus revoluciones, jugó más a bote, pensando y sabiendo elegir las pelotas adecuadas. Pudo encontrar los pies de su oponente y el remate fue llegando. El partido había cambiado completamente y con 11-17, Joseba decidió por sentarse para querer frenar a Erik.

Con el saque también había mejorado sus aspiraciones pero el 18 de Joseba llegó después de que el guipuzcoano dominara el tanto haciendo correr al de Arbizu pero en una pelota larga que botó cerca del cuatro y medio, Ezkurdia se defendió con una botibolea y Jaka se equivocó a la hora de ir en busca de aire ya que por la velocidad extrema que traía la pelota, no se pudo posicionar y se le fue abajo el remate.

Dejaron el tanto más largo del partido para la vuelta del segundo descanso obligatorio que finalizó en manos del pelotari que vestía de azul con los dos tirados sobre la cancha por la dureza acontecida.

El estado corporal de los dos pelotaris había cambiado mucho. Jaka se soltó, estaba más compuesto con el movimiento de piernas, con más eficacia en sus golpes y era el quién tenía el poder durante estos instantes. Por contra, Ezkurdia encontrándose muy cansado tras el tanto largo aquel.

En el 16-19 con Jaka remontando de manera muy peligrosa, el navarro pudo dominar después de bastante tiempo y llegar al 20. El 21 tampoco iba a ser camino de rosas. Con ambos atacando y defendiendo, corriendo mediante toda la jaula, el actual campeón se quedó a uno con Erik teniendo 16.

Los golpes del pelotari que por primera vez se había clasificado a las semifinales salían más naturales. Al navarro le estaba costando mover bastante más la pelota pero la diferencia la tenía y con el 17-21, volvió a sentarse.

Dos precisas definiciones de Jaka que había aumentado mucho sus sensaciones al ataque. Venía el lobo debía estar pensando un Ezkurdia que tenía la victoria un solo tanto pero Erik ya estaba a dos. Continuó a lo suyo, hizo bailar al navarro y con otra clara definición tuvo el vigésimo tanto.

Sacó el de Lizartza, Joseba abrió el resto y obligando al rival desde la contracancha pudo finalizar con una volea tremenda que le dio el pase a la final por segundo año consecutivo.

 

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: