Anuncios

El arte de nunca rendirse

foto: Asegarce

Después de estar muy lejos de la victoria en el marcador como en la cancha, Aimar Olaizola y Jon Ander Albisu dieron la vuelta al partido para ganar por 22-21 en el Labrit de Iruñea a Mikel Urrutikoetxea y Andoni Aretxabaleta.

Se ha demostrado que el nombre no te hace campeón y la dupla que jugará todo el campeonato de colorado menos cuando se midan a Jokin Altuna y Julen Martija, deberán de trabajar mucho para poder sacar adelante sus partidos.

Urrutikoetxea, la mayor parte del envite realizó una labor impecable demostrando que cada vez a más. Se encontró con chispa, remató todo lo que le vino, y no desde cuadros tan delanteros. Además, como le caracteriza, ayudó mucho a su compañero con pelotas complicadas. Andoni, también jugó a un alto nivel, poniendo pelotas con mucha altura y sin fallar.

Los colorados, sin embargo, no encontraron oportunidades en ningún instante durante gran parte del episodio de estreno. Albisu, falló cuatro pelotas durante el inicio. Después, fue centrándose, gozó más la pelota pero su delantero, Olaizola, no tenía el día a la hora del remate además de comenzar haciéndose daño en un dedo a la hora de restar de sotamano con su derecha. Se encontraba con problemas para poner el esférico en el lugar que quería y tampoco le salía desde la mano con mucha chispa.

Los vizcaínos, sabiendo como jugar, se fueron alejando y al segundo descanso obligatorio llegaron con un claro 18-7. Aun así, a los que la cátedra ponía como favoritos, reaccionaron logrando cuatro tantos consecutivos. La veteranía de Aimar contribuyó en lograr aquellos puntos, arriesgando algo más y sin nada que perder para poder adornar el marcador. Sin embargo, un fallo de Jon Ander frenó la tacada.

El juego de Olaizola y Albisu creció. Pese ver que la victoria estaba muy lejos, el juego en cancha se igualó mucho. Jon Ander pudo tener más atrás a Andoni y su delantero pudo finalizar hasta siete tantos y peligrosamente se situaron con 17-20. hasta que los azules quisieron frenar el envite pidiendo descanso.

A Andoni se le notaba cada vez más cansado y a Mikel no se le notaba con la chispa que mostró gran parte de la cita. Olaizola, cada vez encontraba más huecos, sobre todo en el txoko sabiendo que era muy difícil que el zaguero oponente llegase. Con una racha de nueve tantos, hicieron enloquecer a la grada situándose 21-20.

Tras un tanto disputado, el zaguero de Ataun falló una pelota muy clara con su derecha y el último tanto iba a esperar ya que los cuatro pasaron por el set para echar el último trago. Se pusieron de acuerdo para saber que pelota iban a sacar y Mikel marchó a realizar el último saque. Finalmente, Andoni tiró la pelota arriba por pared izquierda y con una gran remontada arrancaron el campeonato.

 

 

 

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: