Anuncios

Mucho más que una txapela

Foto: Aspe

A partir del 8 de abril, todo cambió para Joseba Ezkurdia dentro de la pelota a mano profesional. Un pelotari con grandiosas cualidades, apto de posturas y de una extrema potencia. Buena defensa y quizá el aspecto que más ha tenido que trabajar ha sido el de finalizar.

El campeonato por parejas no iba bien encaminado para el de Arbizu. Tenía a uno de los mejores zagueros detrás y como dupla eran muy poderosos. Tuvieron que esperar hasta las últimas jornadas para pasar a las semifinales sin ninguna solvencia. Aun así, en las semifinales, el delantero navarro, cogió confianza en sí mismo, y disputó dos grandes partidos después de que en el primero de la liguilla aún la mejora no llegara.

Desde que debutó destacó pero con la confianza que se encontraba pocas veces se le había visto. Se compenetraron muy bien y finalizaron alzándose con la txapela. El nuevo camino de Joseba estaba por comenzar al gozar de su primer título en la élite.

Tras el juego mostrado, era uno de los máximos favoritos en las quinielas para el manomanista. Pudo con Jaka, barrió a Irribarria y por pequeños detalles, sucumbió ante Jokin Altuna para finalmente quedar tercero al vencer por la mínima a Danel Elezkano. Conocíamos que los duelos uno contra uno eran su fuerte pero nunca había realizado un campeonato de estas características.

Con muchas emociones en su interior, su mejora en la cancha se palpaba. Disponía de muchos más recursos y a la hora de remate gozaba de acierto. Por parejas, quizá le costaba más pero el buen momento y la confianza que disponía después de pasar por instantes difíciles en un lugar donde si eres el mejor te aman pero si no llegas a ese calibre apenas eres un cero a la izquierda.

Esta confianza se ha alargado y Joseba ha gozado de un juego grandioso. Ha ganado San Fermín y San Mateo  mientras que en La Blanca se quedó a las puertas. Ha demostrado su valía en los partidos por parejas, lugar donde hace unos meses pasaba un poco más desapercibido y por méritos propios se ha plantado en esta situación.

Ahora, llega el cuatro y medio. Torneo con muchas dudas, Altuna no sabemos si llegara, Urrutikoetxea se está recuperando, Bengoetxea no está disputando las importantes rondas estivales y quizá con Aimar Olaizola que seguro que querrá volver a gozar de una txapela en la jaula, será uno de los máximos candidatos.

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: