Anuncios

Salaberria, Egiguren e Igoa, campeones del torneo San Juan 2018

Esta tarde en el Beotibar de Tolosa, se han jugado las finales del torneo San Juan 2018 en la modalidad del cuatro y medio en categoría de élite, juveniles y cadetes.

Iker Salaberria ha sido el pelotari que se ha llevado la txapela en élite al doblegar a Xabi Zubiria por 22-17. Encuentro entre dos personas que saben finalizar muy bien el tanto pero en todo momento hemos visto al navarro caminando por delante. Ha jugado más recto, no ha fallado en los tantos importantes y la diferencia ha ido creciendo. Sin embargo, el de Berrobi pese a mostrar temperamento no desechó y continuó compitiendo.

Dejaron muestras de su seña de identidad en los cuadros delanteros e Iker viajó hasta situarse con 21-13. En aquel momento, el calor y el estado físico estaban haciendo mella en ambos pelotaris y Zubiria no quiso dar por finalizado el envite y haciendo daño con el saque se acercó poniendo nervioso al de Goizueta. Finalmente, el triunfo fue para el jugador que salía como favorito en las quinielas.

En categoría de juveniles, Julen Egiguren se alzó la txapela al doblegar por 22-15 a Ander Murua. Dos pelotaris de la misma edad y con mucho futuro por delante. El del club de Bergara arrancó mostrando su potencial. Pelotari más eléctrico que le sirvió para coger dos tantos de ventaja en el inicio. Aun así, el de Azpeitia, fue poco a poco metiéndose en el partido. Enseñó su regularidad sobre la cancha y también que dispone de una amplia concentración.

Con el 8-8, se rompió el partido. Julen acertó más con el saque y fue el pelotari que dominó. Dejo señas de una idónea definición y Ander tuvo que cabalgar en aguas turbias ante un oponente con una muy buena lectura de juego. Hubo tantos muy luchados pero Egiguren fue quién propuso su tiranía en cancha mostrándose ante el respetable como uno de los pelotaris a seguir.

En cadetes, Josu Igoa ganó el campeonato al imponerse a Iker Larrazabal por 22-15. La concentración valió muchísimo más que el temperamento. El de Amurrio falló muchísimo sobre el Beotibar. Comenzó muy bien pero después se fue desinflado pese a ser quien dominaba los tantos. El navarro, no obstante, demostró un estado psicológico muy admirable para la corta edad que tiene ya que de verse superado fue poco a poco metiéndose y con bastante ayuda por los fallos del oponente, pudo poner su nombre en el palmarés del torneo tolosarra.

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: