Anuncios

Bengoetxea se impone en un vibrante mano a mano

Un 8 de agosto no suele ser la mejor fecha para jugar un partido de mano a mano pero Oinatz Bengoetxea e Iker Irribarria brindaron un apasionante duelo de revancha en el que el actual campeón manomanista se impuso por 22-20 en el Ogeta de Vitoria-Gasteiz.

Muchos tantos que fueron terminados. Definiciones de una calidad extrema y con los dos metidos en el duelo durante todo momento. Cómo si de verdad se tratase de la auténtica final del campeonato, el de Arama comenzó muy bien dando mucho a la pelota pero también sabiendo terminar tantos en los cuadros delanteros. Sabía que aquel era el camino. El saber finalizar.

No obstante, Bengoetxea que no comenzó nada mal, continuó cabalgando. Mostró su enorme defensa y con su aire de izquierda estaba mostrando muchísima contundencia. Además a eso se le sumaba que el efecto imprimido complicaba al adversario. También hizo malabares a la hora de terminar y fue él quién consiguió una pequeña renta tras un inicio muy luchado.

El nivel de los dos fue ascendiendo a medida que el partido cogía minutos. Obsequiaron al público con su magia. Cada uno con lo que sabe y Oinatz se marchó al 16-13 realizando unos tantos de un nivel sobrenatural pero Irribarria que no se iba a dar por vencido continuó metido y con un parcial de 6-0, se fue al 19-16 acertando con su juego, aprovechándose de algún error del de Leiza y también con algo de suerte.

El campeón volvió a contrarrestar con un enorme gancho desde el cuatro, con un saque al ancho y con una apertura gracias a un gancho de bote. Esas tres definiciones situaron el 19-19. Fue después el colorado quién se colocó 20-19 gracias a un tanto muy ejecutado que finalizó pasando por encima al guipuzcoano. Sería la segunda vez durante la velada.

Todo estaba por decidir, sin el atractivo del campeonato pero con la emoción de que los dos estaban dando todo lo que podían enseñar. Irribarria consiguió el último empate del partido gracias a un dos paredes de volea. Finalmente, una parada a la chapa y la magia de Oinatz en el último tanto le dio el triunfo y con ello Asegarce se llevó el desafío del vino de La Blanca.

Anuncios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: